Venta de gas a Petrobras bajará en 35% para evitar incumplimientos
La adenda al contrato de exportación de gas a Brasil, que firmarán el 7 de marzo los representantes de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y Petrobras, contempla un volumen que ronda entre 14 y 20 millones de metros cúbicos día (MMm3d), que representa una reducción de aproximadamente un 35 por ciento en relación al contrato anterior.

Aunque el presidente de la estatal petrolera, Herland Soliz, afirma que es una negociación sustentable, porque permitirá cumplir con el mercado brasileño y otros, el especialista y exministro de Hidrocarburos Guillermo

Tórrez considera que primero se debe realizar un plan de producción para los próximos cinco años.

Soliz mencionó algunos cambios contemplados en la nueva adenda con Brasil, la cual se encuentra en negociación y será firmada el 7 de marzo. Señaló, además, que el tiempo del acuerdo será de dos a cuatro años.

“Los volúmenes van a estar rondando entre los 14 y 20 MMm3d y, al mismo tiempo, el precio se va a tratar de indexar no solamente al precio del petróleo, sino al precio del GNL”, precisó.

Consultado sobre la reducción del volumen en relación al contrato anterior, que establecía entre 24 y 31 MMm3d, el máximo ejecutivo de Yacimientos dijo que es necesario ver la realidad en la que se encuentra el sector hidrocarburos, puesto que, aseguró. el gobierno de Evo Morales dejó en picada la producción de gas y las reservas en agotamiento.

“No queremos ser irresponsables como Gobierno en firmar un contrato el cual no vamos a poder cumplir”. “Se está haciendo algo realmente sustentable en el tiempo para poder cumplir con todos los volúmenes, y no sólo cumplir con Petrobras, sino también con otras empresas”.

Sin embargo, en opinión de Tórrez, es irresponsable hablar en este momento de contratos de mediano o largo plazo, puesto que primero se debe hacer un plan de producción que defina la capacidad del país y el crecimiento de la demanda interna en los próximos cinco años.

Caso contrario, dijo, se pondría en riesgo el abastecimiento de gas en Bolivia que, en su mayoría, está destinado a la generación de energía eléctrica.

“Entonces es una irresponsabilidad querer ya nomás comenzar a querer negociar contratos, aunque sea por dos, tres o cuatro años, sin saber de dónde va a salir ese gas, porque la producción está en bajada”.

Recordó que en 2014 se llegó a cerca de 64 MMm3d “y desde entonces baja y baja, porque están en declinación los campos. Eso va a seguir bajando y nosotros vamos a estar buscando mercados para vender gas que no tenemos. Entonces es una barbaridad”, cuestionó Tórrez.

El especialista en hidrocarburos sugirió firmar contratos interrumpibles porque la inversión de los gasoductos ya fue pagada en el anterior contrato, que feneció el 31 de diciembre de 2019, y el único costo que tendrá Bolivia será la operación de los gasoductos.

De ese modo, considera que lo recomendable es “vender lo que podamos vender” sin hacer contratos de país a país, pues bastará con ingresar a los estados brasileños próximos a la frontera con Bolivia.

Exploración

El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos informó también que existen empresas operadoras interesadas en realizar trabajos de exploración en algunos campos hidrocarburíferos bolivianos. Citó a las compañías Vintage y Cancol.

“Esto está en movimiento, la exploración es algo vital para Yacimientos porque así, mientras más exploremos y encontremos gas natural en reservorios, obviamente vamos a tener mayor cantidad de reservas, que es lo que se necesita”, explicó el principal ejecutivo de la estatal petrolera.

Fuente: Los Tiempos

¿Tu reaccion?

Conversaciones de facebook